Soy hombre y me quiero embarazar

El mundo entero interiorizó el embarazo como una posibilidad única y exclusiva de las mujeres cis y desde allí, cada vez que las palabras “hombre embarazado” aparen, están mediadas por el sensacionalismo y la morbosidad de aquello que resulta exótico. El trato sobre nuestras identidades es completamente deshumanizante. Nos ven como la atracción de una feria de Freaks.

El feminismo abolicionista que apoya a las trabajadoras sexuales

La razón por la cual el feminismo dominante está tan preocupado por castigar y encerrar a los infractores es la blancura. Fueron las mujeres blancas (predominantemente supremacistas blancas) quienes crearon el feminismo como lo conocemos hoy. No es casualidad que el feminismo contemporáneo defienda un Complejo Industrial Penitenciario ampliado y nos referimos a esa defensa como “feminismo carcelario”.

¿Y si la rabia me ayuda a sanar?

Somos víctimas milenarias. Reprimidas de nuestro derecho a la indignación y a la rabia. La digna, dignísima rabia, de haber sido explotadas, esclavizadas, negadas en todo nuestro poder. Confinadas a la complacencia y a la contemplación. Obligadas a transitar la vida con miedo, a normalizar lo salvaje, lo innombrable, lo indigno. Apresuradas a perdonar sin haber sido siquiera reparadas, reconocidas, nombradas.

Vulvarnés: que cuidarse en el sexo no sea un bajón 

Un enojo profundo invadió a Mila cuando empezó a salir con mujeres y se dio cuenta que no existía un método de prevención de infecciones de transmisión sexual (ITS) seguro y práctico para las mujeres cisgénero. Conocía el preservativo para pene, sí; conocía el preservativo interno para vagina, sí; pero no conocía, porque aún no existía, el preservativo para vulva. Mila cosió, probó, se equivocó y volvió a coser lo que terminó llamando Vulvarnés: la primera propuesta para que un campo profiláctico cubra la vulva de forma segura, efectiva y cómoda

Salí de una secta: mujeres que rompen el silencio, una historia a la vez

Cuando naces en un grupo de alto control, es difícil que logres reconocer las violencias que has vivido. Desde el hombre de 22 años que me hizo grooming cuando acababa de cumplir 15 y me empezó a tratar mal cuando no lo dejé tocarme y todos me decían que “yo era la que lo provocaba”. Si esto fue mi culpa, ¿por qué se siente tan injusto? ¿Por qué me siento usada?

El problema no es el licor, el problema eres tú

Reducir los comportamientos machistas, misóginos y violentos a un “problema con el alcohol” es irresponsable. Quienes culpan al alcohol por su violencia hacen una falsa relación causal entre el consumo de sustancias y la violencia. No, la primera no causa la segunda. Pueden darse juntas, sí, pero no en el sentido de causa-efecto.

Monos, putas, travestis y homosexuales: emergencias sanitarias y pánico sexual

A las maricas no se nos va a quitar la calentura. Los embarazos no se van a prevenir simplemente diciendo las palabras mágicas “tengan menos sexo” y el aborto nunca será cero. Volvámonos serias, salgamos del secretismo y demos información clara sobre cómo reducir el riesgo de infecciones como el VIH y la viruela del mono, sin reducir todo al sexo.

Latidos Urbanos: crónica de gentrificación en cualquier ciudad mexicana

Los territorios han sido zonas de disputa y acumulación en manos de unos cuantos. ¿Qué nos hace creer que las ciudades son la excepción? ¿Quién nos ha metido en la cabeza que son espacios despolitizados y neutrales? ¿De dónde hemos sacado que no hay nada que deconstruir y cuestionar? ¿O acaso pensamos que el lugar que ocupamos en la urbe no puede estar plagado de privilegios?

“Nos quitaron las tierras, usamos nuestros jardines para sembrar”

“En muchas comunidades las mujeres se han dedicado a cuidar la tierra, han sabido sobrevivir ante lo acaparante de los grandes negocios. Pero no es un esfuerzo que deben hacer aisladas. Es por eso que es importante seguir luchando por la defensa de la tierra, desde todos los espacios. Es un derecho que tenemos como pueblos originarios”. Rosa Yalibath, de la organización Maíz de Vida

¿Por qué es importante para las mujeres que se apruebe la Constituyente en Chile?

La nueva Constitución les da esperanza en esta recta final que ha sido difícil y también es una esperanza para Latinoamérica, porque el Chile de 2019 no es tan distinto a México, Bolivia, El Salvador, Guatemala y Colombia en términos de injusticia, machismo y desigualdad. Es un nuevo capítulo que forma parte de una larga tradición de machos dictadores compartida con Argentina, México, Venezuela, Cuba y hoy en día Brasil, Nicaragua y El Salvador.