mayo 28, 2024

Mujeres y niñxs padecen el recrudecimiento de la violencia en el Cauca 

La situación de violencia contra mujeres y niñes en el Cauca ha aumentado con la presencia de grupos armados ilegales y los ataques a la población civil.

COMPARTIR ARTÍCULO
Compartir en Facebook Tweet Enviar por WhatsApp Enviar por WhatsApp Enviar por email
mujeres cauca violencia
Portada por Isabella Londoño

Este 27 de mayo, la Fiscalía confirmó la desaparición de Sandra Milena Betancourt Buitrón, concejala de Argelia, Cauca. Sandra Milena ya había sido amenazada por grupos armados ilegales por su trabajo dentro del municipio. La presencia y los ataques de estos grupos, además de intimidar a la población del Cauca –especialmente en el norte del Cauca–, añaden un nivel de riesgo para las mujeres y niñes en el departamento. 

Una semana antes, el 20 de mayo, el Banco Agrario y una estación de Policía del municipio de Morales, en el norte del Cauca, fueron atacados por el frente Jaime Martínez, dejando a 4 personas sin vida, 3 heridas y el robo de 50 millones de pesos. Desde entonces, la tensión en el norte del Cauca sólo se ha incrementado. 

Mientras esto pasaba, los municipios de Dagua, Suárez y Jambaló también fueron atacados. Solo dos días antes, Esteban Villafañe, un niño de 10 años, y Luis Ovidio Rodríguez Velázquez, de 67 años, fueron víctimas de un artefacto explosivo puesto en el municipio de Miranda, también en el norte del Cauca, por el frente Dagoberto Ramos. 

Dos meses antes, tras el asesinato de la mayora Carmelina Yule Paví perpetrado por el frente Dagoberto Ramos del Estado Mayor Central (EMC) el 17 de marzo en Toribío, norte del Cauca, el gobierno nacional suspendió el cese bilateral –que había sido pactado en octubre del 2023 dentro de la política de la Paz Total– con el EMC en los departamentos del Cauca, Valle del Cauca y Nariño. 

De acuerdo con cifras de Verdad Abierta, en lo que va del año, en el Cauca se han registrado “13 asesinatos de líderes sociales, tres asesinatos de excombatientes firmantes del Acuerdo de Paz, cinco asesinatos de agentes de la Fuerza Pública, 2.000 personas desplazadas y más de 500 confinadas”. 

El 12 de mayo las autoridades nasa del norte del Cauca enviaron una carta abierta al Bloque Suroccidente –conformado por los frentes Dagoberto Ramos, Carlos Patiño, Jaime Martínez y Frente 30-Rafael Aguilera–, denunciando la violencia a la que han tenido que enfrentarse por la presencia de los grupos en el territorio, el reclutamiento de menores y los ataques dirigidos a las comunidades indígenas del Cauca. https://nasaacin.org/carta-abierta-al-bloque-suroccidente

¿Qué y cómo se está trabajando para combatir la violencia contra mujeres y niñes en el Cauca?

Frente a esta situación, la vicepresidenta Francia Márquez aseguró, durante la VI Mesa de Alto Nivel para la prevención de feminicidios y otra violencias letales, que la violencia machista y feminicida que se vive en Colombia: “acaba con la vida de los niños y niñas, destroza hogares, comunidades y destruye el tejido social de nuestro país”, además de la “preocupante situación de reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes en nuestro departamento”.

La violencia que consume a las mujeres en el Cauca. 

En el Cauca, durante el 2023, se registraron un total de 63 asesinatos de mujeres, 56 de estos delitos fueron contra mujeres mayores de 18 años y 7 contra menores de edad. Esto posicionó al Cauca como el séptimo departamento con mayores cifras de feminicidio en el país durante el 2023. 

En ese mismo periodo, Medicina Legal practicó 473 exámenes por “presuntamente, la comisión de delitos sexuales”. 346 de estos fueron realizados en menores de 18 años. Entre enero y febrero de este año, Medicina Legal ha llevado a cabo 69 exámenes con el fin de establecer abusos sexuales, 48 de estos en menores de edad. 

El Cauca es uno de los departamentos con mayor presencia histórica de actores armados como guerrillas, paramilitares y Fuerzas Militares. Desde noviembre de 2016 hasta diciembre de 2023, el mecanismo de monitoreo del Sistema Integral para la Paz registró 2.797 hechos de violencia. De acuerdo con el Espacio de Coordinación Nacional de Violencia Basada en Género – VGB, la presencia histórica del conflicto armado en el Cauca ha convertido al departamento en un lugar de especial vulnerabilidad para las mujeres. “La tasa de homicidios por cada 100.000 mujeres es la sexta más alta del país, y es el cuarto departamento con más homicidios”, expone en la ‘Radiografía sobre el estado de la violencia basada en género’.

Como respuesta a las crecientes cifras de violencia, la vicepresidenta Francia Márquez, inauguró la VI Mesa de Alto Nivel de prevención de feminicidios y otras violencias letales en el Cauca el 26 de abril. Desde noviembre de 2023, MinIgualdad ha instalado múltiples Mesas para la atención y prevención de VGB y feminicidios en distintos departamentos del país, incluyendo Valle del Cauca, Santander, Norte de Santander,  Antioquia y Bolívar. En estas, se articularon organizaciones sociales y ministerios para garantizar la seguridad y los derechos de las mujeres en las regiones más afectadas por la violencia de género, los feminicidios y la explotación sexual de niñas y mujeres por parte de extranjeros. Volcánicas asistió a la V Mesa, llevada a cabo en Cartagena y la VI instalada en Popayán. 

Cortesía Ministerio de la Igualdad

Pero el panorama no es alentador. Pese a que en todo el país las violencias de género tienen cifras elevadas, Cauca y Bolívar son los departamentos con mayor cantidad de casos. De acuerdo con cifras del Ministerio de Igualdad, durante el 2023, se registraron 44 feminicidios en Bolívar, 25 de estos en Cartagena. Esto representó aproximadamente un feminicidio por semana en el departamento. Por su parte, la administración municipal de Popayán, registró, hasta abril del  mismo año, 261 casos de violencia física, sexual, patrimonial y psicológica contra mujeres solo en la capital. 

¿Qué piden las organizaciones de mujeres en el Cauca para erradicar la violencia? 

Distintas organizaciones civiles de mujeres, como la Ruta Pacífica de las Mujeres, la Casa de las Manuelitas, la Organización Tejido Mujer ACIN, Proceso de Unidad Popular (Pupsod), Juntanza de Mujeres que Inciden y Transforman y la colectiva Mariposas Negras, identificaron algunos de los focos rojos. 

En el departamento son evidentes las afectaciones diferenciales para mujeres indígenas, campesinas y negras en las zonas rurales del departamento. Según las organizaciones, la especificidad de la violencia en esta zona encuentra como factores la presencia de grupos armados legales e ilegales y la fuerza pública en el departamento. Valentina Aldana, coordinadora regional de la Ruta Pacífica de las Mujeres, mencionó en su intervención frente a la vicepresidenta que la presencia de la fuerza pública –bajo la excusa de la guerra contra las grupos armados ilegales– “no necesariamente puede ser un factor de protección para las mujeres, sino que, por el contrario, hemos comprobado, que muchas veces ha constituído en un factor de aumento de riesgo para la violencia, específicamente la violencia sexual”. A esto se le suma la naturalización de las violencia por medio de la sexualización de los cuerpos feminizados, resultando, incluso “en menores de edad que están siendo reclutadas con fines de explotación sexual y la trata de mujeres jóvenes”, explicó. 

Los feminicidios políticos en el Cauca también han aumentado. De acuerdo con cifras de Indepaz, en 2023, seis lideresas sociales y defensoras de derechos humanos fueron asesinadas. Así, sumado a los riesgos y barreras estructurales que implican ser mujer en el Cauca, “está la condición política de las lideresas y defensoras”, añadió Aldana. 

Cortesía Ministerio de la Igualdad

Asimismo, Casa Manuelitas añadió la necesidad de reducir la estigmatización hacia las mujeres firmantes de los acuerdos de paz y de hacer que los proyectos económicos de las mujeres sean más sostenibles. Esto con el fin de hacer frente a la violencia y dependencia económica que aumentan los factores de vulnerabilidad. Asimismo, desde el Tejido Mujer ACIN, se mencionó cómo la institucionalidad también tiene un rol activo frente a las violencias sexuales contra mujeres y niñas indígenas. 

Finalmente, Roxxy Vanessa Astaiza Mosquera, delegada de las colectividades LGBT y activista de Mariposas Negras, denunció los transfeminicidos y la violencia policial contra personas LGBT y trabajadorxs sexuales y exigió la implementación de medidas efectivas para la eliminación del maltrato y la discriminación en el Cauca. 

Turismo y explotación sexual de mujeres y niñxs por ciudadanos extranjeros

Una de las problemáticas que se identificaron en las mesas fue la explotación sexual de niñas y mujeres por parte de turistas. “Aprovecho para decirle a los turistas que llegan a esta ciudad y que llegan a nuestro país que las mujeres no somos un objeto sexual”, declaró la vicepresidenta Francia Márquez, además de mencionar   la falta de garantías y de atención adecuada para prevenir y atender a esta situación.

En el reportaje Así funciona la trata con fines de explotación sexual entre Colombia y México, y en Explotación sexual en el hotel Gotham de Medellín no es un caso aislado, Volcánicas identificó algunas de las irregularidades y omisiones institucionales que perpetúan estos tipos de violencia contra mujeres, niñes y adolescentes. 

Las medidas institucionales y la respuesta de Francia Márquez 

Frente a las solicitudes y denuncias de las organizaciones, los ministerios expusieron las acciones que tomarán como medidas de prevención y atención a los feminicidios y las violencias basadas en género. Algunas de estas son: 

  • La implementación de una mirada transversal e interseccional en la atención de casos de violencia de género y feminicidios.
  • El despliegue de funcionarixs capacitadxs para atender la violencia contra las mujeres. 
  • El aumento de redes de conectividad y la instalación de puntos de acceso a internet en zonas rurales. 
  • La creación de nuevas Comisarías de Familia que brinden acompañamiento técnico y psicosocial en los casos de violencia de género
  • Políticas de género desde una cooperación articulada, tanto a nivel nacional, como regional.

Por su parte, Francia Márquez reiteró su compromiso con garantizar lugares seguros para las mujeres, comenzando por los departamentos. Aseguró que trabajará de la mano con distintos ministerios para mejorar las condiciones de seguridad. Desde la perspectiva de la vicepresidenta, la garantía de los derechos digitales es pieza clave en el combate a la violencia de género, cómo la falta de acceso a internet y a servicios de comunicación puede resultar en un factor de vulnerabilidad, ya que no permite la posibilidad de denunciar o alertar sobre violencias a través de llamadas o mensajes. 

Respecto al ámbito de salud, sumará esfuerzos con el Ministerio de la Igualdad y Medicina Legal para capacitar a lxs funcionarixs en términos de enfoque de género. 

En palabras de la vicepresidenta, “Colombia merece vivir en paz, seguimos firme luchando hasta lograr que la dignidad se haga posible para Colombia”. 

Cortesía Ministerio de la Igualdad

Si bien con la decisión de la Corte Constitucional de anular la ley 2281 de 2023, por medio de la cual se creó el Ministerio de la Igualdad  y la Equidad, el 8 de mayo y con la renuncia de Diana Marcela Gómez y la posesión de Tamara Ospina Posse como nueva viceministra de Mujeres del Ministerio de la Igualdad, creció la preocupación frente a lo que estaría pasando dentro del Ministerio y su  –posible– desaparición a futuro, las Mesas de Alto Nivel para la Prevención de los Feminicidios y los espacios que permiten poner la lupa sobre la violencia de género y los feminicidios en todos los departamentos de Colombia, queda clara la importancia de la permanencia y el funcionamiento de instituciones que garanticen una vida libre de violencia para mujeres y personas LGBT+ en Colombia. 

COMPARTIR ARTÍCULO
Compartir en Facebook Tweet Enviar por WhatsApp Enviar por WhatsApp Enviar por email
  • Me indigna
    (0)
  • Me moviliza
    (1)
  • Me es útil
    (0)
  • Me informa
    (0)
  • Me es indiferente
    (0)
  • Me entretiene
    (0)

Autor

  • Sabrina Bastidas Iguarán

    Samaria, estudiante de Periodismo y Sociología de la Universidad del Rosario. Con experiencia en investigación y cubrimiento de temas de conflicto armado, derechos humanos y construcción de memoria, ha trabajado en medios como Rutas del Conflicto. Actualmente estudiante de la maestría en Conflicto, Memoria y Paz de la Universidad del Rosario.

    Ver todas las entradas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados