Jul 29, 2021

“Soy porque somos”: La filosofía Ubuntu detrás de la apuesta política de Francia Márquez

Por Carolina Rodríguez Mayo

“Soy un eslabón de la cadena y la cadena no se rompe aquí” ha dicho públicamente Francia Márquez, nueva candidata a la presidencia de Colombia por parte del Pacto Histórico, abriendo una puerta para comprender la filosofía Ubuntu que sostiene su visión política: un sistema de pensamiento forjado en la negritud, con una filosofía que otorga una mirada ética a la política y la manera de gobernar. Francia Elena Márquez Mina nació en Yolombó, Norte del Cauca, en 1982. Es abogada de la Universidad de Santiago de Cali, galardonada en el año 2015 con el Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos, y destacada en el año 2019 por la cadena de la BBC en su lista de 100 mujeres, donde fue laureada por sus logros como medioambientalista. En el año 2014, junto a otras mujeres de su comunidad, Francia realizó la “marcha de los turbantes” desde La Toma (Suaréz, Cauca) hasta Bogotá con el fin de detener la minería ilegal que estaba perjudicando al río Ovejas y las actividades de minería ancestral de su municipio. 

Francia Márquez lejos de buscar ser el centro de lo que sería su carrera política, afirmó el pasado 24 de julio en Santander de Quilichao, en el evento donde se oficializó su candidatura, que su rol como aspirante a la presidencia no se lo toma a título personal. Lo toma, por el contrario, a nombre de las poblaciones históricamente marginalizadas y fundamenta su declaración en ese soy porque somos, nombre que lleva su movimiento político, que pretende erradicar, entre varias cosas, las políticas de la muerte, el hambre y la mercantilización de los Derechos. Su candidatura se presenta dentro de la coalición política Pacto Histórico por Colombia, donde también se encuentran candidatos como Aída Bella, Armando Benedetti, Gustavo Petro, Roy Barreras, María José Pizarro, Iván Cepeda, Clara Lópéz, Martha Peralta y Alexander López. Antes de embarcarnos a conocer mejor los planes de Francia Márquez, es importante hablar  sobre el Ubuntu. 

Ubuntu es una palabra de origen sudafricano que traduce soy porque somos. Shola Richards explica en su conferencia Ubuntu: una palabra puede cambiar cómo trabajamos, vivimos y lideramos, que dicha palabra también se refiere “al poder de nuestra humanidad compartida basada en la amabilidad, la compasión y la interdependencia”. Esta definición nos permite esbozar lo que ha perseguido Francia Márquez desde su papel como veedora de Derechos Humanos y  lideresa ambiental, que le mereció el premio Goldman para el medioambiente en el 2018. En una entrevista que le hizo Susana Esquivel para el podcast Womansplaining, la candidata aseguró: “Yo creo que necesitamos una democracia real, esa no va a venir de arriba. Una política que ponga en el centro la vida, la dignidad, que luche por la paz”. Entonces la candidata nos invita a ver que lo primero que tenemos que cuidar es la vida, no solo humana, sino también de los territorios, la naturaleza y el patrimonio cultural de las comunidades étnicas y campesinas. 

Ubuntu es el perfecto mecanismo para comprender que somos un solo organismo. Nos invita a entender nuestras interacciones más allá de la individualidad, desde relaciones de dependencia mutuas que deben ser equitativas. Francia Márquez afirmó en el podcast Palabras Mayores que las suyas “no son propuestas de izquierda ni de derecha, son propuestas de vida”. La lideresa social y ambiental ha hecho un énfasis en recuperar la relación con el territorio rural, entender la importancia de la soberanía alimentaria y la soberanía de los pueblos en la construcción de políticas públicas. 

En su camino a la candidatura ha hablado de sus raíces negras y afro, usando su plataforma para amplificar las voces de las comunidades afrodescendientes. En su agenda reconoce la necesidad de ver a las personas jóvenes y su lucha en el marco del Paro Nacional. El pasado 14 de mayo en la ciudad de Cali, donde se llevó a cabo la comisión de Senado y Cámara, Francia Márquez pronunció: “que pena incomodarlos señores de bien, pero aquí hay un pueblo cansado que necesita ser escuchado, un pueblo que toda la vida ha vivido en la violencia. Esta ciudad siempre ha tenido muertos, pregúntese quiénes son los muertos. Aquí se ha hecho limpieza, pero una limpieza social de los negros del Oriente de Cali. Nos desplazan de nuestros territorios y cuando venimos a esta ciudad vienen a matar a nuestros hijos. Ese es el racismo estructural, esa es la corrupción”. 

Si bien la candidata optó por la alianza del Pacto Histórico, ha dejado claro que sus propuestas y su integridad no están sometidas a lealtades por ningún partido. Al contrario, Francia Márquez ha dicho que mantendrá una postura crítica frente a la alianza. De hecho, en la entrevista que se llevó a cabo el jueves 22 de julio por la W radio, Francia declaró que, como feminista, busca el cambio en diversas esferas: “Efectivamente tenemos que transformarnos y la razón por la que yo llegué al Pacto Histórico es para irrumpir con esas formas patriarcales que nos atraviesan a todos, no solo a una colisión política, sino a la sociedad”. 

Francia Márquez ha reiterado el soy porque somos mediante sus acciones. En diversas ocasiones la han cuestionado por no unirse a Ángela María Robledo, congresista feminista y candidata de la Coalición de la Esperanza, e incluso se rumoró que las diferencias políticas entre ambas mujeres eran un ejemplo de que el feminismo está invadido por el mismo tipo de problemas de siempre: difamación, antagonismo, socavación. Sin embargo, frente a esto la candidata comentó que las diferencias no son una razón para caer en enemistades patriarcales. En su entrevista con Womansplaining dijo: “hemos sido capaces de encontrarnos en la convección feminista para mandale un mensaje a este país: entre los hombres no han sido capaces de juntarse. Las mujeres sí somos capaces de hacer eso y mucho más. La lucha integral es por la vida y la vida en su máxima expresión y en todos los sentidos. Desde ahí nos paramos”.  

Soy porque somos también tiene en cuenta la memoria e incluye a las personas que no están, a las personas que han sido arrebatadas por la violencia o la indiferencia. El honrar a las ancestras y los ancestros, es una máxima para entender que pertenecemos a esa cadena que no tiene fin, para ver nuestra humanidad desde un papel que no busca protagonismo. Por eso, la primera candidata de la historia de Colombia que es una mujer negra y afrodescendiente cerró la oficialización de su candidatura con lo siguiente:  “Díganle a Colombia que después de 200 años, la nieta de las mujeres que fueron quemadas vivas por parir la libertad y la dignidad para este país, coloca todos sus esfuerzos, todo su amor, todo su compromiso, para hacer de esta Colombia un mejor lugar. Para que nuestros hijos e hijas puedan vivir en dignidad. Soy porque somos y como pueblo no nos rendimos, ¡carajo!”

Viajera, profesora y escritora. Literata con opción en Filosofía. Especialista en Comunicación Multimedia. Ha publicado su trabajo en revistas de colombianas como Literariedad, Sombralarga y Sinestesia. Columnista de la revista Iberoamericana Afrofeminas. Fue elegida como parte de una antología de jóvenes poetas, Afloramientos, los puentes de regreso al pasado están rotos publicado por Fallidos Editores. Su poesía ha estado en lugares como la Universidad de Brown y en el podcast Gente que lee cuentos. Produce el podcast Manifesto Cimarrón donde conversa sobre negritudes, diversidad y resistencia.

0 comentarios

Deja un comentario