diciembre 1, 2022

Lactancia y mujeres con VIH

COMPARTIR ARTÍCULO
Compartir en Facebook Tweet Enviar por WhatsApp Enviar por WhatsApp Enviar por email
Ilustración de Carolina Urueta

¿Por qué no amamantas? ¿Por qué no amamantaste? Porque lo tenemos prohibido. Porque para nosotras/xs no está recomendado. ¿Quiénes nosotras?, las mujeres y personas gestantes con vih. 

Porque tuve miedo. Porque no tuve apoyo. Porque siento que falta recolectar evidencia que deje tranquilx a lxs medicxs y que elimine esa “Recomendación”, “Prohibición de amamantar”. Porque de solo escribir mi deseo por amamantar y exigir derecho a la información, ya me criminalizaron.

En agosto fue la semana mundial de la lactancia materna; para nosotras, las mujeres con vih en edad reproductiva, esta semana es molesta, dado que tenemos la “prohibición” de amamantar.

Queremos tener toda la información disponible para que nuestras decisiones, limitaciones, obligaciones, “prohibiciones”, sean acompañadas.

En la 23ª Conferencia mundial de sida, hubo una sesión súper potente sobre lactancia en mujeres con vih, marchamos con ICW Global desde nuestro stand por todo el centro de conferencias, protestando sobre la falta de opciones para la lactancia ante el concepto: indetectable = intransmisible (i=i). ¿Por qué marchamos? porque las guías de la Organización Mundial de la Salud tienen que estar actualizadas y a la altura de nuestras necesidades, porque si hay un avance como i=i también tiene que manifestarse para las mujeres y personas gestantes.

Hace algunos años cuando abrimos el debate en AMÉRICA LATINA recibimos muchos comentarios de odio. Ante el desconocimiento, con frecuencia, la primera reacción parece ser la violencia.

La lactancia es la mejor forma de alimentar a les recién nacides. Contiene todos los nutrientes que necesitan, les protege de infecciones y reduce el riesgo de maloclusión dental. Esta práctica también tiene beneficios para quienes lactan, pues reduce el riesgo de cáncer de mama, cáncer de ovario, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

En América Latina, la recomendación para las personas con VIH es no lactar. La Guía de Manejo Antirretroviral de Pacientes que viven con VIH/sida recomienda usar fórmula láctea, asegurando las condiciones necesarias e higiénicas para que sea segura. Se considera una situación de riesgo cuando la lactante tiene VIH de transmisión reciente, o una carga viral alta. El riesgo de transmisión por la lactancia va del 15% al 45% dependiendo del tiempo de la alimentación, pero, ¡esto no significa que las personas con VIH no podamos amamantar! 

De acuerdo con la guía de la OMS sobre el VIH y la alimentación infantil, las personas con VIH podemos amamantar durante al menos 12 meses. Sin embargo, la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/SIDA (ICW Latina) recomienda amamantar durante un periodo de 3 a 6 meses, periodo en el que les bebés toman exclusivamente leche materna. El riesgo de transmisión de VIH por lactancia materna es de un 0.3% si la persona con VIH está en tratamiento antirretroviral con carga viral indetectable y de un 30%, cuando no lo está.

¿Qué alternativas existen cuando la lactancia no es recomendada? Si la lactante así lo decide y prefiere no amamantar, les especialistas recomiendan reemplazar la lactancia por biberón y fórmula láctea por un mínimo de seis meses. Esto únicamente si la familia tiene acceso a recursos económicos y condiciones como agua potable para esterilizar el biberón.

En Latinoamérica y el Caribe la decisión de amamantar o no, teniendo VIH, es mucho más complicada. Para las personas que viven en condiciones de desigualdad, carecen de acceso a agua potable, o sin contaminantes, y no pueden asegurar medidas de higiene para les recién nacides, reemplazar por el biberón NO es una opción recomendada. 

Sin embargo, en países como Australia, Nueva Zelanda, Inglaterra ya existen guías para las personas con VIH que decidan amamantar teniendo tratamientos antirretrovirales y carga viral indetectable. ¡Esto nos da esperanza!

¿Y qué dice la Organización Mundial de la Salud? recomienda amamantar exclusivamente (sin alternar con biberón) en países de bajos y moderados recursos, incluso cuando no hay Tratamiento Antirretroviral disponible. Es más probable que les bebés sobrevivan al VIH que a una infección o enfermedad por contaminantes. 

Desde la Comunidad Internacional de Mujeres con VIH, activistas de los derechos de las mujeres y personas con VIH llaman a NO criminalizar ni estigmatizar a quienes tienen VIH y deciden amamantar. Pues tenemos derecho a tomar una decisión informada, acompañada por especialistas y de acuerdo a su situación, recursos, contexto e historia de vida. 

La lactancia se garantiza cuando hay respeto a la decisión de quienes lactan, acceso a tratamientos de salud, agua potable y disponibilidad de fórmulas lácteas, campañas de concientización, medicina sin estigma a personas con VIH y seguridad alimentaria para todes. 

En años recientes la respuesta al VIH se ha beneficiado de importantes avances científicos que confirman que una persona con VIH que es indetectable no puede transmitir el virus a otra persona (i=i). Sin embargo, la existencia del principio de i=i, parecería no haber influenciado el conjunto de intervenciones relacionadas con la eliminación de transmisión de VIH y sífilis de madre a hijo, que tienen un efecto considerable en la salud, bienestar, y dignidad de las madres con VIH. Mientras que, de acuerdo con la OPS/OMS, “la lactancia materna es la forma óptima de alimentar a los bebés, ya que proporciona los nutrientes que necesitan de forma equilibrada, al tiempo que protege frente a la morbilidad y la mortalidad debido a enfermedades infecciosas (…) y también ayuda a mejorar la salud materna, ya que reduce el riesgo de cáncer de mama, cáncer de ovario, hipertensión y enfermedades cardiovasculares”, la recomendación predominante de profesionales de la salud en la región hacia madres con VIH continúa siendo la aplicación de leche en fórmula. 

El uso de fórmula, además de comprometer la salud y el vínculo entre la madre y el bebé, requiere del uso de agua potable. En la región, 7 de cada 10 personas no tienen acceso a los servicios de saneamiento y limpieza básica, por lo que el uso de agua potable en hogares donde habitan madres con VIH, en su mayoría pobres, podría verse limitado. La presión ejercida hacia las madres con VIH para reemplazar la lactancia con fórmula, en un contexto de pobreza y marginalidad en el que es inviable cumplir con dichas recomendaciones, colocan a las madres con VIH (que ya sufren de autoestigma) en una situación innecesaria de absoluta vulnerabilidad a su salud mental y emocional, y a su dignidad como sujetas de derecho.

Criminalización de la lactancia en mujeres con VIH

“Dada la historia de criminalización del VIH, no sorprende que las mujeres con VIH hayan enfrentado juicios por amamantar”. SAGE Journals realizó una revisión global de las sentencias judiciales utilizando la Base de datos mundial sobre criminalización del VIH, la Biblioteca Lexis, Westlaw, JustisOne, BAILII, CanLII, AustLII, SAFLII y CommonLII. Usando estos datos, junto con los socios institucionales, civiles y académicos globales de los autores como fuentes de información, presentamos una descripción general de los 12 casos conocidos en los que las mujeres que viven con el VIH fueron procesadas penalmente por amamantar. Nueve de estos casos tuvieron lugar en el este o el sur de África y, en el momento de esta publicación, al menos tres casos aún están en curso.

En América Latina sucedió un caso en Argentina. Donde por una apelación de la Comunidad Internacional de Mujeres con VIH (ICW Argentina) se logró que la mujer pudiera amamantar. El caso fue judicializado, lo que significa: criminalización a las mujeres con VIH  por intentar amamantar.

Dónde estamos las mujeres en el mapa de Indetectable=Intransmisible. Dónde están los derechos reproductivos de nosotras las mujeres con VIH. En qué escalón queda en la lucha contra el estigma y la discriminacion los derechos reproductivos.

Le exigimos a nuestros estados y al personal del sistema de salud comprender y respetar el derecho fundamental de las mujeres con VIH a tomar decisiones informadas y sin coacción sobre nuestra salud sexual y reproductiva, anticoncepción, embarazo y atención médica, y sobre el cuidado de nuestres hijes.

COMPARTIR ARTÍCULO
Compartir en Facebook Tweet Enviar por WhatsApp Enviar por WhatsApp Enviar por email
  • Me indigna
    (1)
  • Me moviliza
    (0)
  • Me es útil
    (0)
  • Me informa
    (1)
  • Me es indiferente
    (0)
  • Me entretiene
    (1)

Autor

  • Mariana Iácono

    Feminista, trabajadora social, trabajadora de la educación, profesora de historia y maestranda en comunicación y DDHH UNLP- doctaranda en comunicacion. Mamá de Eva Malika. Tengo VIH hace 19 años. Soy coordinadora nacional de la comunidad de mujeres con VIH de Argentina, hago parte del secretariado regional de la comunidad internacional de mujeres con VIH para América Latina y el caribe hispano. Soy co-fundadora de la red Argentina de jóvenes y adolescentes positivos (VIH). También de la Red de jóvenes con VIH de América latina y Caribe hispano.

    Ver todas las entradas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados