Feb 11, 2021

+ Nalgadas – Culeradas

Fórmulas Para Desencularse

Por Cynthia Híjar

Permítame comenzar este compendio de fórmulas admitiendo que soy plenamente consciente de que yo, Cynthia Híjar, feminista de glitter, señora ardiente y de su casa, bisexual deconstruida con genuinas ganas de poliamar y dueña absoluta de las piernas más bonitas de la cuadra, yo, cúmulo de ojeras maduras de tanto amar, con una carrera impecable como destructora de la reputación de todos mis exnovios, yo, sí, yo, todavía, me enculo. Y a veces hasta sufro por hombres cishet. Qué ansiedad. 

Acepto que me enculo como si no hubiera un mañana, a pesar de que ya me leí los artículos feministas contra el amor romántico y a pesar de que ya hice terapia n años tratando de solucionar esa herida en binomio al cuadrado de:

Y a pesar también de que ya me compré 2 (dos) succionadores de CLIPTORI, lo acepto: no importa lo que haga, me sigo enculando. Mi capacidad de enculamiento (E) es igual a infinito.

E =

Y pues no voy a pedirle perdón por eso al feminismo porque defiendo mi derecho a tener mis momentos de descontrolada humanidad. Aceptémoslo, el enculamiento es estúpidamente placentero y si no puedo drogarme de oxitocina entonces ésta no es mi revolución. Lo que he entendido después de todos mis romances, es que el feminismo sí me ha dado herramientas para escaparme cuando la persona de la que estoy enculadísima me está dando señales de que ese vínculo va a ser una sufridera. De todo vicio se sale, hasta del amor romántico. Siempre hay formas de escapar antes de comprometer tu bienestar mental y emocional. Para eso, entre otras, traigo este formulario.

Para entender las fórmulas que se presentan a continuación, quiero solicitar a quien lea esto que recuerde la diferencia entre estar enculada y estar enamorada. Cuando una se enamora, generalmente, es porque ya pasó por la etapa de enculamiento y sucumbió ante ella. El enculamiento es, a veces, la antesala del horror, el pasillo de entrada a esa casita del terror que es el amor romántico, pero otras veces es un lugar chido donde se comparten cosas lindas con otras personas y también puede ser el momento en el que se establecen acuerdos para relacionarse de forma bonita.

Como sea, en el enculamiento estamos tan drogadas de ese otro ser humano, de su saliva y de su sudor, que cuesta trabajo discernir entre las dificultades afectivas comunes, las gestiones emocionales sanas y los momentos en los que ya de plano estás justificando todas sus culeradas. Entonces este formulario está hecho para todas esas personas que ya se encularon y quieren -o necesitan- escapar. Es decir, si usted, con toda su inteligencia emocional y con todas sus herramientas de deconstrucción del #heteropatriarcadopresor desea irse de este bello túnel que es el enculamiento, pero aún no sabe cómo hacerlo, espero que encuentre herramientas en este formulario.

Pero si la persona de la que está enculada le hace sentir confianza, le representa un lugar seguro y le hace feliz, disfrútelo. Qué envidia. Ceda pues por completo ante la sensación y a las emociones. Peeeero si usted ya vio esos malditos focos rojos que nos avisan que ese enculamiento le va a quitar demasiado tiempo, le va a provocar sufrimiento y, sobre todo, le va a costar mucho dinero en terapia hablando de un vato todo meco que se la pasa viendo Dragon Ball y no quiere hacer su trabajo emocional, si ese es el caso, entonces espero que estas fórmulas le funcionen. Nota: Recuerde que a veces un “ola mensa” puede ser el comienzo de 3 (tres) años de terapia (que se habrían podido prevenir). Le presento entonces a continuación las fórmulas de desenculamiento que me han funcionado para entender cuándo es mejor huir.

Siguiendo la ley de signos, podemos decir que menos por más es igual menos:

(-)  (+)  =  –

Es decir que si usted está yendo a terapia o gestionando sus emociones con los recursos que tiene a la mano, si intenta mantener relaciones con responsabilidad afectiva, si cuida sus emociones y gestiona sus impulsos peeeero la persona de la que está enculada es simplemente una persona DLV (de la verga) que le hace gaslight o ghosting o le miente deliberadamente o es grosera, etc, pues…. el resultado nunca será positivo. No importa lo que usted haga, no puede llevar a cabo los procesos emocionales de alguien más y seguramente terminará haciendo trabajo emocional no remunerado a cambio de incertidumbre y mucho cansancio emocional y físico.

Y si aún así usted decide hacerlo, pues, ¿qué le digo? Adelante, o como decimos en lengua chavorruquil de la CDMX: ¡Sobres!, dése que vida solo hay una. Sólo recuerde tomar un momento para pensar si vale la pena gastar todos sus recursos energéticos, emocionales y hasta económicos en sostener un vínculo con alguien que no está emocionalmente listo para compensarle todo su trabajo.

El “vínculo imaginario” es esa persona que siempre dice “te quiero ver” o bien que promete hacer cosas increíbles con o para una pero que, en la realidad, ya hasta la dejó plantada una vez. Por eso su fórmula es √(−1), es decir, la raíz cuadrada de menos uno, que son las veces que ha cumplido sus promesas. En esta fórmula se usa i (de imaginario) para señalar que lo que tenemos con esa persona nada más está en nuestra imaginación y hay que recordar que la imaginación, hasta que no tomemos todos los medios de producción erótica, juega del lado del patriarcado.

Nota: resulta que los vínculos imaginarios no son “imaginarios”. ¿KHE? Pues sí amika, como en las matemáticas, se ha descubierto que los vínculos imaginarios a veces son son útiles e importantes porque rellenan huecos. ¿Qué hueco le está rellenando ese vínculo imaginario? La respuesta a esa pregunta, sólo usted la conoce.

La regla de tres es una forma de resolver nuestros problemas de proporcionalidad en el enculamiento. Si usted está pensando que su objeto del enculamiento, su crush, su no-novie, su vínculo o su fuckbody no le habla porque es tímido o tímida o tímide, amiga, esta fórmula será su mejor aliada. En ella encontramos tres valores conocidos y una incógnita para después establecer una relación de linealidad y proporcionalidad entre usted y su vínculo enculacional. Tenemos entonces que:

A -> B

C -> D

Donde:

A es igual a Te busca

B es igual a Su enculamiento

C es igual a No te busca

D es igual a ?, es decir, ¿KESTÁPASANDA?, es decir, nuestra incógnita.

La relación de proporcionalidad significa que, entre más nos busca esa persona, mayor es su grado de enculamiento. Veamos el siguiente ejemplo:

Cristina ha salido con Miguel durante 3 (tres) semanas. Él se había comportado como un ser humano con herramientas emocionales básicas pero suficientes en sus citas y en la comunicación que mantenían. La semana pasada, Cristina tuvo 12 mensajes de Miguel. Esta semana, Miguel redujo su comunicación a 0 mensajes para Cristina. Sabiendo que 12 mensajes fue el máximo de comunicación que pudo sostener Miguel en una semana, ¿qué tan enculado está Miguel de Cristina?

Decimos que A (te busca) es directamente proporcional a B (su enculamiento), de la misma forma que C (no te busca) es directamente proporcional a D (¿QUÉ PEDO?). De esta igualdad se deduce fácilmente que entre menos busque Miguel a Cristina, menos enculado está. La respuesta a este problema sería entonces:

D= Miguel no está enculado. Si no envía mensajes cuando ya había demostrado que puede perfectamente comunicarse a través de ellos, es porque usa la restricción para que Cristina se enganche o sencillamente porque Cristina le vale a Miguel un total de MUCHÍSIMA VERGA. Cristina, eres una diosa etérea perra del futuro unicornia inalcanzable, te mereces algo mucho más chido y no un wey que te ghostea. Por la razón que sea, ¡huye de ahí!

Para encontrar la solución a cómo lidiar con las culeradas de la gente usamos la ecuación de alto grado de amor propio, mejor conocida como la chicharronera. Supongamos que tenemos una situación como la siguiente: 

ax2+bx+c = 0

Donde:

a es igual a acuerdate de quién eres, pinche diosa etérea inalcanzable.

b es igual a bienestar es mejor que estímulo, mija.

c es igual a culeradas que estás dispuesta a soportar.

x es igual a x, literal x, que te valga verga quien no te valore.

Para resolver esta ecuación, utilizamos la fórmula de la chicharonera, que se expresa de la siguiente manera:

Es decir, dividimos a (acuérdate de quién eres, pinche diosa etérea inalcanzable), luego eliminamos el coeficiente de x (que te valga verga quien no te valora) y pasamos c (sus culeradas) a otro lado, restándole importancia a la gente que no nos compensa ni nos aporta nada, y luego completamos el cuadrado recordando que b (= siempre es más delicioso sentirnos bien con nosotras mismas que estar en ansiedad por alguien que nos da estímulos agradables pero luego nos hace sufrir). Después factorizamos el trinomio cuadrado perfecto de (heteropatriarcado) (amor romántico) (enculamiento) del lado izquierdo y del derecho simplificamos las cosas para nosotras y decidimos que qué hueva, ya mejor lo elimino de mis mejores amigos en Instagram y que piense lo que quiera.

Por último, pasamos el cuadrado como raíz cuadrada y recordamos que:

Para concluir, permítame recordarle que 1) nunca se está lista para amar 2) Nunca se está totalmente emocionalmente sana y 3) nunca tendremos este extraño concepto que es EL AMOR lo suficientemente deconstruido. Entonces, en este examen extraordinario de matemáticas de prepa de la UNAM que es la vida de una feminista, el amor romántico es uno de los problemas más difíciles de resolver. Por eso vienen bien los formularios: a veces las salidas más prácticas, económicas y fáciles, son lo suficientemente útiles para sacar 10 en esta carrera que es el amarse a una misma.

Cynthia Híjar es bailarina, comediante, cabaretera, depresiva asintomática y educadora corporal. Estudió una maestría en pedagogía en la UNAM y tiene estudios profesionales en danza contemporánea. Actualmente dirige Ballet After Dark México, el primer curso de danzaterapia enfocado en trauma para sobrevivientes de abuso sexual infantil, violencia sexual y violencia doméstica. Fundó y dirige StandUperras, la primera compañía feminista de stand up en México. Tuvo un hijo con Carmina Warden que se llama Nacho Progre.

15 Comentarios

  1. Ali Kiki

    Me encantó leerte.

    Responder
  2. Vicky

    Cuánto amé leerlo.

    Responder
  3. Anna Lecter

    Soy tu fan. Me checó.

    Responder
  4. Adelaida Martínez Chapa

    Gracias, me hacía falta leerlo. Hay cosas que no entiendo porque las matemáticas no son mi fuerte ni mi madurez y emancipación del amor romántico tampoco. Espero aprender a despejar la x algún día.

    Responder
  5. ADRIANA

    Amé este texto

    Responder
  6. Ana Mares

    Soy tu fan! Gracias por tanta sabiduría y tantas risas 💜 “por qué si no puedo encularme no es mi revolución”

    Responder
  7. Víctor Manuel

    entiendo que el patriarcado juega a mi favor en o que a las relaciones de poder se refiere. Aún así, puedo situar mi experiencia más reciente con el amor del lado del enculado que ocupa el lugar más oprimido. He sentido recientemente que el lugar del opresor es el de su pobreza de espíritu. El opresor es el que puede dar menos, al que se le agota el sexo y el amor cuando lo (se) entrega realmente. La fantasía de salir del amor romántico es también una forma nueva de alienación, la de los parcos, los mezquinos, los que se resguardan para no poner en juego sus propias heridas… no sé, estoy enculado y herido. Gracias por el texto.

    Responder
  8. Adriana Arvizu

    Me encantó, si bien las mate no son mi fuerte aplicadas así me quedó bastante claro, muchas gracias!

    Responder
  9. Carina

    Muy locuaz y hermoso estilo de escritura. Saludos desde Argentina.

    Responder
  10. Marian

    No mames te amo, literal

    Responder
  11. Cristell

    Que chingon escribes💥 besos

    Responder
  12. Manuel

    Maestra!!!!!! Puedo ser hombre pero mi alma latente y femenina te aplaude!!!!!

    Responder
  13. Negra

    jajajja me encantó! soy pésima para matemáticas pero le entendí y es muy cierto. Cuando las mujeres empezamos a amarnos -aunque suene trillado- ya no nos emocionamos con cualquier globito… globito porque sabes que si lo sueltas de tu mano volará y se irá inmediatamente. Amémonos mujeres y lo demás vendrá por añadidura. No todos los hombres son malos sino que cómo cualquier niño, se aprovechan cuando se saben queridos y deseados en exceso.

    Responder
  14. Aisaka

    Me encantó totalmente

    Responder
  15. Estefanía

    Excelente Artículo

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: