febrero 5, 2024

Argentina: la lucha feminista y la primera línea de defensa ante Milei

Ante el horror neoliberal que propone el gobierno de Javier Milei, la resistencia feminista, antipatriarcal y plurinacional de Argentina se muestra decidida a defender los derechos que conquistó.

COMPARTIR ARTÍCULO
Compartir en Facebook Tweet Enviar por WhatsApp Enviar por WhatsApp Enviar por email
Portada: Isabella Londoño

Con la consigna “El Paro es de todes”, los feminismos instalaron el piso de la resistencia frente al nuevo gobierno en Argentina. La salida no sólo es colectiva, también es antipatriarcal. Fue una forma de marcar agenda e interpelar a todos los sectores políticos frente a un Decreto que atenta contra los derechos de las mujeres y disidencias sexo género políticas y que relativiza la violencia de género.

Aunque para las corporaciones mediáticas, la acción colectiva y transfronteriza del 24 E fue reducida al “paro de la Confederación General del Trabajo”, desprestigiada por su falta de tenacidad para defender los derechos de les trabajadores durante el gobierno de  Macri (2015 – 2019), lo cierto es que la iniciativa logró reunir a las principales centrales sindicales, aún con diferencias políticas manifiestas. Allí hubo mayoría de organizaciones feministas, movimientos sociales, colectivos culturales, las comunidades indígenas y las asambleas socioambientales. Se habla de un millón y medio de personas movilizadas en todo el país, síntesis de 2 meses de asambleas comunitarias, cacerolazos y plantones.

El Estado de Derecho: ¡afuera!

El discurso antiestatista no es algo novedoso para el proyecto neoliberal y fue campaña electoral de Milei, sirviéndose de un sentido común que justifica todos los males de la sociedad en “la política” y “los políticos”. La primera, sería una actividad mala y corrupta, que sólo es desarrollada por un grupo minúsculo de la sociedad a través de los gobiernos. La segunda, un estereotipo negativo sobre las personas que participan de “la política” o ejercen cargos públicos.

Por ello, Milei prometía eliminar los organismos que conforman la estatalidad: “Ministerio de Educación ¡Afuera! Ministerio de Cultura ¡Afuera! Ministerio de Mujeres y Diversidades ¡Afuera!” 

La lista es larga, porque redujo a la mitad lo existente; y aunque cada nueva gestión suele jerarquizar de modo distinto, lo que vino a cumplir fue la desaparición de las responsabilidades del Estado en los asuntos que atraviesan a la sociedad en su conjunto. Derechos Humanos que tienen consenso internacional y que sostienen cualquier entramado democrático. 

“El Estado junto a las Empresas Públicas son los primeros en sufrir estos ataques, por lo que se vienen realizando medidas de fuerza contra los despidos y la desaparición de áreas enteras, como varias de ciencia y tecnología. Hemos logrado que se respeten casos de tareas críticas, el cupo laboral travesti – trans y discapacidad”, explica Romina Piccirillo, Secretaria de Comunicación de la Asociación de Trabajadorxs del Estado – Región Capital.

Quizá sea la transversalidad de las reformas la que explica el carácter multisectorial del paro del 24 de enero, así como las diversidades ideológicas de la oposición a Milei, que van desde sectores conservadores hasta el peronismo y la izquierda. “Aunque haya muchas diferencias entre compañeres de lucha, de índole política o de formas de hacer política, nos acuerpamos todos y todas en lo que nos une: la defensa de la Educación Sexual Integral en todos los espacios. Y sostenemos en las calles la denuncia para visibilizar que quieren quitarnos derechos ya adquiridos, exigimos se sigan garantizando”, dice Belén Barral, docente argentina, especialista en Educación Sexual Integral.

Las personas entrevistadas coinciden en el carácter multidimensional de la crisis social que vive el país. Instalando la doctrina del shock, el nuevo gobierno está minando todos los campos, buscando inmovilizar a la sociedad: modificaciones legales que duran horas, conferencias de prensa que dan información que por la noche ya no existe, hojas que se firman en blanco y un sinfín de tácticas para favorecer al poder concentrado. Sin embargo, y a pesar de la acuciante situación de empobrecimiento y desempleo que afecta especialmente a las mujeres y LGBTQ+, la organización ciudadana está más despierta que nunca.

¡Arriba el feminismo que va a vencer!

En diciembre de 2019 inició un nuevo gobierno en Argentina y por primera vez en la historia, una institucionalidad federal tomaba las luchas y propuestas de los feminismos. El Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad duró sólo 4 años pero tenía como función llevar la perspectiva de género a las políticas públicas en todo el país. Milei cumplió su promesa y comenzó a pulverizar el Estado a través de las experiencias del colectivo LGBTQ+ y las mujeres.

“Como acto político, lo que encierra es una fuerte banalización de lo que significan las identidades de género y todas las ampliaciones de derechos a partir de la lucha histórica de los movimientos feministas y de la diversidad en nuestro país”, reflexiona Laurana Malacalza, que estuvo frente a la Subsecretaría de Abordaje Integral de las Violencias por Razones de Género de ese Ministerio y pone el ojo en las disputas de sentido que existen en torno a su eliminación. No se trata sólo de un instrumento de achicamiento del Estado, el nuevo gobierno niega la desigualdad y relativiza la violencia de género como un problema de índole privada o familiar.

“Hubo una fuerte descalificación, desvalorización y anulación de las relaciones de poder entre los géneros como una realidad y como parte de las relaciones sociales. La eliminación del Ministerio genera un fuertísimo impacto a nivel social, porque lo que está manifestando es que la violencia de género es una problemática que no tiene que ser abordada por el Estado”, reflexiona Laurana. En 2020, Argentina fue reconocida por la ONU como el país que implementó más medidas con perspectiva de género para enfrentar los efectos de la pandemia en las mujeres y las personas LGBTQ+. Y aunque la violencia patriarcal sigue acechando, este avance había permitido el desarrollo de programas que mejoran considerablemente la calidad de vida.

Los feminismos siguen en las calles y en los territorios comunitarios, porque frente a un Estado ausente en materia de género el heteropatriarcado se reinventa y vuelve atacando con más severidad. Para seguir aportando a la transformación social cultural, un grupo de medioactivistas se encargó de resguardar los materiales de promoción y protección de derechos que se encontraban en el sitio oficial del Ministerio, estando disponibles para la organización de todes.

La defensa de la ESI

El estigma y la difamación en torno de la Educación Sexual Integral (ESI) existe en casi todos los países del continente; los medios de comunicación, las Iglesias y partidos políticos tienen una clara responsabilidad en esto. El presidente Milei repitió públicamente que la desigualdad de género no existe, desconociendo un caudal inconmensurable de estudios científicos y evidencia que explican lo contrario. 

En este contexto, la implementación de la ESI a través de políticas públicas y en los espacios educativos, siempre es un desafío para quienes la sostienen. En Argentina, desde 2006 existe la Ley del Programa Nacional de Educación Sexual Integral, que establece el acceso a la ESI como un derecho en todos los niveles educativos, ya sean de gestión pública o privada.

Belén Barral, Licenciada en Educación y activista del Movimiento Federal X más ESI dice que con la eliminación del Ministerio de Educación ya se están desarmando dispositivos de ESI y salud sexual: “Aglomera un montón de derechos, que no solamente tienen que ver con la sexualidad reproductiva sino también con la no reproductiva, con las formas de vincularse entre pares, cómo construir una sociedad más igualitaria pensando la diversidad como lo común”. A mediados de febrero inicia el ciclo lectivo y no hay certeza sobre las condiciones de trabajo en los establecimientos educativos, tampoco de los salarios docentes.

La estrategia es “estar atentas a qué va a pasar con el presupuesto, salir a la calle, estar comunicadas para saber qué acciones se están haciendo, hacer un monitoreo general para ver dónde está funcionando o no el Programa, dónde hay achicamiento”, dice Belén Barral y  reconoce que las reformas en marcha son muchas y por varios frentes, por eso es fundamental sostener la presencia en las calles, a través de los sindicatos docentes y de las organizaciones donde participan les docentes.

En octubre de 2023, se conformó el Movimiento Federal X más ESI, un colectivo de docentes de distintas partes del país que se alertaban frente al avance mileista: “nos reunimos en torno a la convicción de que la ESI es un proyecto de justicia y de igualdad para la mejora de la calidad de vida de todas las personas”, dicen en su documento fundacional. Desde esa trinchera, frente al avance antiderechos, Belén propone “seguir debatiendo y discutiendo salidas a las decisiones que se tomen, sostener ESI en las escuelas y territorios de la sociedad donde es fundamental su trabajo”. Con esta idea, docentes y activistas que trabajan la temática piensan organizar Congresos o espacios de debate para socializar experiencias de ESI y resguardar el material educativo disponible, a riesgo de que sea eliminado.

“Sentimos que estamos en riesgo”

Sobran razones para defender la ESI en Latinoamérica y el Caribe, motivar un abordaje integral del VIH sin estigmatizaciones es una de ellas. Mariana Iacono, activista de la Comunidad de Mujeres Viviendo con VIH explica que se han sumado a las movilizaciones en contra de las medidas de Milei y que participaron del paro general en distintas zonas del país: “por ahora la Ley de VIH no se ve afectada, pero no sabemos por cuánto tiempo, porque un día pueden hacer un decreto que proponga sacarla. Sentimos que estamos en riesgo, porque ya hubo desaparición de un montón de políticas públicas”.

Mariana está preocupada, la presencia del Estado en la continuidad del tratamiento con antirretrovirales es indispensable para la vida: “el temor que está instalado es la posible falta de medicación, es algo que pasó durante el gobierno de Macri. En algunos lugares están entregando medicación que vence este mes, esas cuestiones están pasando y no tenemos respuestas formales sobre a qué se debe, hay personas que dependen directamente del Estado para recibir la medicación”.

Aunque las mujeres y personas LGBTQ+ son consideradas poblaciones clave, el nuevo gobierno parece estar abiertamente en contra de estas identidades y desde las organizaciones se mantienen informadas minuto a minuto: “estamos analizando, viendo qué pasa, hubo pronunciamientos de las redes de las personas con VIH pero tampoco sabemos cómo van a estar los mecanismos represores”.

Las reformas estructurales de Milei están acompañadas de un mecanismo de represión que combina diferentes fuerzas policiales y militares, al mismo tiempo que utiliza la criminalización y el embargo como dispositivos de coerción para los movimientos sociales y sindicatos, que ya están enfrentando procesos judiciales en sus liderazgos y organizaciones.

Una lucha acuerpada desde todos los territorios

Luego del triunfo de la fórmula presidencial que encabezaba Milei, el 19 de noviembre, los feminismos de todo el continente se declararon en alerta permanente y solidaridad internacional. Feministas de Abya Yala, red que nuclea a diversas expresiones organizativas feministas y transfeministas, realizó asambleas virtuales abiertas para fortalecer los lazos de sororidad internacional, desencadenando acciones territoriales en varios países. “Es posible derrotar la política de Milei porque lo hemos hecho en otros territorios, con la fuerza y la sabiduría de las hermanas, como hicimos en Bolivia. Esto es una dictadura vinculada al capital, al patriarcado y al colonialismo”, dice Lolita Chávez Ixcaquic, lideresa del Consejo de Pueblos K’iche’s, que permanece exiliada de Guatemala debido a las reiteradas amenazas de muerte por denunciar al extractivismo y la violencia hacia las mujeres.

Con asambleas comunitarias y posicionamientos públicos vienen realizando plantones en embajadas Argentinas en otros países, apelando a “reconocernos como feministas y transfeministas populares” sin esperar el llamado de una organización en particular.

Lolita convoca a continuar la organización y la movilización: “necesitamos redoblar la solidaridad internacional y llamar a los feminismos plurales y diversos, porque es necesario que se sepa lo que está pasando en Argentina. Y eso lo sabemos hacer porque desde Feministas de Abya Yala también hemos estado acuerpando varias acciones con hermanos de Kurdistán, Palestina, comunidades zapatistas y otros territorios”.

En Bolivia también hubo acciones. Desde la colectiva Warmys Trabajando y Luchando se concentraron en actividades en La Paz: “hemos apoyado el paro internacional de Argentina, por convicción de lucha porque nuestra lucha es internacional, desde abajo, desde las que sentimos hambre, de quienes estamos cansadas de la mercantilización de nuestras luchas”, dice Nevy Chacón. 

Warmys reúne a personas sobrevivientes de las violencias y sienten que la solidaridad debe ser más decidida: “vemos el apoyo internacional muy tibio, la mayoría está muy tibia, hablan pero no hacen nada y eso a nosotras nos molesta. Notamos indiferencia en muchas organizaciones, no estamos para decir de la boca para afuera, tiene que ser con acciones, queremos hermanarnos y seguir luchando, desde donde nos toque”.

Los feminismos de abya yala hace tiempo que se muestran transfronterizos, por eso reclaman que sean todos los sectores sociales los que se activen frente a escenarios  como el Golpe de Estado a Pedro Castillo en Perú, o el genocidio en Gaza. “La solidaridad de los pueblos está siendo un ejercicio muy importante y creemos que hay un buen balance de esta visibilización. Estas acciones de solidaridad internacional dan cuenta de que la lucha sigue siendo profundamente estructural contra todas las violencias, contra el capitalismo”, reflexiona Pancha Fernández Droguett, miembra de la Asamblea de Mujeres y Disidencias del Movimiento por el Agua y los Territorios de Chile.

Del otro lado de la cordillera de Los Andes también se está acompañando a Argentina; se mantienen reuniones periódicas para difundir información y se está pensando cómo se organiza el 8M incorporando la alarmante situación. El 24 de enero se sumaron al paro general en las afueras del Consulado de Argentina en Santiago de Chile nucleades en la unión sindicalista y un bloque cultural de distintes artistas. Ya están organizando acciones de solidaridad para el día de la Memoria, Verdad y Justicia en Argentina, fecha emblemática para la lucha de los movimientos de DD.HH.

“¡Milei, basura! ¡Vos sos la Dictadura!”

Es uno de los cánticos populares que se escucha en las calles argentinas. Mientras aumenta la participación ciudadana en las movilizaciones, también crece la represión a la protesta, que ya suma personas heridas de gravedad. Es que a las medidas antiderechos y la desregulación de la economía, se suma la implementación de un protocolo de acción de las fuerzas de (in) seguridad que evade los permisos judiciales actuando contra “cualquier concentración de personas”.

“La continuidad inmediata de las medidas de defensa, serán frente al tratamiento en el poder legislativo y luego se seguirá trabajando para las medidas unificadas tanto en las multisectoriales que están surgiendo como en las tres centrales obreras que se están movilizando”, explicó Romina de ATE – Región Capital.

“Es un momento muy importante para que los feminismos, los movimientos sociales y las experiencias locales y comunitarias puedan ir construyendo de manera articulada un proyecto político que incluya la justicia social, la igualdad y las agendas de los feminismos de la mano de otros movimientos sociales”, dice Laurana Malacalza.

Las memorias de la sociedad argentina están presentes en lo que está por venir; es el pulso de las nuevas formas de habitar y subvertir los espacios disponibles; son los cuerpos diversos y en alerta frente al intento de saquear la vida. Ante el horror neoliberal que propone el gobierno de Javier Milei, la resistencia plurinacional de Argentina se muestra decidida a defender los derechos que conquistó.

COMPARTIR ARTÍCULO
Compartir en Facebook Tweet Enviar por WhatsApp Enviar por WhatsApp Enviar por email
  • Me indigna
    (1)
  • Me moviliza
    (3)
  • Me es útil
    (0)
  • Me informa
    (2)
  • Me es indiferente
    (1)
  • Me entretiene
    (1)

Autor

  • Ayelén Correa Ruau

    Es activista de DD.HH., transfeminista, comunicadora popular y hacedora de podcast. Nació en Argentina pero se asume como transfronteriza. Ama intensamente y se compromete con quienes aman intensamente. En la actualidad, con Plutón en Acuario, produce historias con voces y sonoridades, lo que muches llaman radio y otres podcast. Escribe como forma de habitar otros mundos posibles, participando de luchas en Chile, Colombia, Venezuela y Bolivia.

    Ver todas las entradas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados